León a 11 de octubre de 2021

Buenos días,
Quiero hacer público con vosotros/as mis seguidores/as y conocidos/as, que el Club Balonmano Ademar León me ha comunicado mi despido. Su motivo es "La disminución voluntaria y continuada en el rendimiento de trabajo normal o pactado".
El miércoles 8 de septiembre comencé el contrato de trabajo a tiempo parcial (media jornada) de seis meses con la función de "Técnico en Redes Sociales". Se me especificó verbalmente que mis funciones serían: 
     1.- Administración y creación de contenido audiovisual para las redes sociales del club (Twitter, Instagram, Facebook).
     2.- Mantenimiento de la web "www.ademar.com" (Comunicados oficiales, promociones, resultados, clasificación).
     3.- Preproducción, producción y postproducción de un programa de información y entretenimiento que se emitiría en "streaming".
     4.- Programación del contenido de los paneles LED publicitarios que se colocan en el Palacio Municipal de Los Deportes los días que hay partido como local.

En ningún caso se redactó por escrito mis funciones a desempeñar. 
Sin embargo desde el primer momento se me asignaron tareas correspondientes al responsable de marketing, tales como redactar noticias de patrocinadores, administrar sus logos, crear diseños gráficos para panfletos, lonas y cartelería...
Todo este trabajo añadido se me pedía con la mayor inmediatez posible, incluso a última hora del día siendo mi jornada laboral de 10:00h a 14:00h de lunes a viernes. La realidad es que trabajaba de lunes a domingo y debía estar disponible a cualquier hora sin compensación por el tiempo extra laborado.
Los días de partido local (sábado), mi jornada laboral se extendió en más de 6 horas en todos los partidos disputados.

Uno de los problemas principales y que más tiempo me consumió fue el punto 4 anteriormente citado; el Ademar dispone de tres paneles LED (dos en los fondos y uno en la banda), el panel de la banda es una versión más nueva y por ende, no es compatible en cuanto a escala y resolución con los fondos. Lo que genera inconvenientes múltiples como duplicidad en los reproductores que proyectan las imágenes de patrocinadores, configuraciones engorrosas por la disposición de los cables. Todo ello porque el club no quiere renovar los paneles de los fondos.
En este aspecto doy las gracias a una empresa externa por ayudarme en todo momento que lo necesité, ya que desde el club no me facilitaron ningún tipo de aprendizaje al respecto.

Todas estas dificultades iban acompañadas de quejas y malos modales del responsable de marketing del club, que en ningún momento quería escucharme y solamente quería que cumpliese tareas ligadas a su departamento, no al mío.
Todo esto derivó en que se entorpeciera mi verdadera función en el club, que eran las redes sociales. Y por ello me negué a continuar esas gestiones que no eran de mi competencia.
El plan estratégico de comunicación del club era básicamente ninguno y la comunicación interna relacionada con este, nula.

Con ello, lamento que un club histórico como el Ademar, no tome en serio la comunicación en redes sociales y no saque todo el provecho que tiene en sus manos para potenciar el marketing digital, en el que yo mismo podría haber aportado si se me hubiera permitido.





Back to Top